25 nov. 2012

43


"Una se avergüenza de ser la víctima de un hombre así y se abandona a una total soledad e impide a todos que se acerquen, incluso a sus propios hijos, porque una no quiere que nadie mueva un dedo, y menos que nadie ellos. Y allí se queda esperando el próximo ataque, que llegará sin aviso alguno, y está llena de odio hacia algo que no comprende, y la vida entera se convierte en la espera del siguiente ataque, ¿cuándo llegará, cuánto daño le hará, cuál será el motivo, cómo evitarlo? Porque cuanto más satisfago sus caprichos, tanto más asco siente él por mí. Cuanta más sumisión y temor le muestro, tanto más odio descarga él sobre mí. Y si me muestro indócil, entonces ya tiene un motivo para matarme a golpes. No hay forma de hacerlo bien. No hay forma."

"Esta noche eran las patatas. No le parecieron suficientemente cocidas. Eso es lo que pensó ella. También podrían haber estado demasiado cocidas, pasadas, crudas, sin pelar, mal peladas, peladas, no cortadas por la mitad, sin salsa, con salsa, asadas, sin asar, en puré, demasiado espeso, demasiado claro, demasiado dulce, no lo bastante dulce... Nunca se sabía, con él."

Con estes dous párrafos da novela La mujer de verde do escritor islandés ARNALDUR INDRIDASON, unha vez máis lembrar que si hai forma:

A forma é  apartarse do agresor, denuncialo.


A forma é valorar o afecto, o respeto, a liberdade, a igualdade, a alegría e, polo tanto, buscar iso nas relacións..


A forma é escapar das humillacións, dos celos, dos acosos, das chantaxes, das ameazas,.....


A forma é como dí a canción ¡Ay, Dolores! dos Reincidentes, voar, ser libre, gozar do que eres, romper as cadeas, escapar

 

No hay comentarios: